Locación: Inicio » Inspiracion » Lo que Dios nos da permanece para siempre

Lo que Dios nos da permanece para siempre

Lo que Dios nos da permanece para siempre

Lo que Dios nos da permanece para siempre

“Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios” Romanos 11:26

Es inexplicable la sensación y la felicidad que llenan nuestro corazón cuando aceptamos a nuestro Dios como Señor y salvador de nuestras vidas, cuando andamos en nuestro primer amor y empezamos a descubrir por primera vez los talentos, dones y ministerio que el Señor nos ha regalado. Es tan grande la necesidad que sentimos por agradar a Dios que intentamos servir en todo lo que podemos para descubrir el propósito especial y único por el cual hemos sido llamados cada uno de nosotros. Vemos al Señor repartiendo dones según las capacidades de cada uno, pero con la exigencia de que los usemos. Nosotros como cristianos hemos recibido dones que el Señor está demandando que pongamos a su servicio.

Pero es muy triste cuando por los afanes de la vida, vamos descuidando nuestra relación con Dios y nos olvidamos de todo lo que él nos ha dado, de los talentos que ha depositado en nuestras manos para ejercer esos hermosos Ministerios de Alabanzas, Evangelismos, Oración, Enseñanza, discernimiento, interpretación de lenguas entre otros.

Y es que cuando nos apartamos de nuestro Señor, vienen a nuestras vidas tantas inseguridades que empezamos a dudar de nuestro llamado y empezamos a batallar con pensamientos de que si es cierto o no de que fuimos preparados para servir en cierta área en nuestra congregación, y aun la batalla se hace más fuerte cuando nos alejamos por completo de los caminos de Dios y dejamos abandonados el cargo o puesto en el cual fue el mismo Señor Jesús quien nos puso. Es lamentable cuando dejamos TODO lo que Dios nos ofrece, por NADA que el mundo nos da.

Si eres una de esas personas que Dios ha depositado un Don o un Ministerio pero por tu misma inseguridad lo has dejado y lo has enterrado porque piensas que ya no eres bueno para ejercerlo, Yo te invito que con un corazón humilde te postres delante de la Presencia de Dios y le pidas perdón por haber descuidado y abandonado tu llamado, y preséntate delante de él y ofrece tu vida a su Servicio, y el te restaurará porque los DONES DE DIOS SON IRREVOCABLES siempre estarán en ti, solo tienes que volver a confiar en su Palabra y ponerte nuevamente a trabajar porque no habrá nadie que pueda quitarte lo que él te ha dado, y más aun si él te ha llamado su respaldo estará contigo, no te dejará ni te desamparara.

Piensa en todas las veces que el favor de Dios ha estado a tu lado, todo lo que él ha hecho por ti, es tiempo que le digas a Dios: DE LO QUE ME HAS DADO TE ENTREGO HOY

Por: Karla Gonzalez Nuñez (Fuente Original: Desconocida)

Print Friendly

Escribir un Comentario

© 2012 Derechos Reservados por Familia en Cristo

Saltar al Principio